En el año 2010 de la mano de sus fundadores, la maestra Ángeles Alcocer y el Ing. Carlos Pinzón, se apertura la escuela secundaria Salvador Dalí y con una matrícula de 31PES0129S se da inicio con la primera generación de estudiantes en la institución.

Cuatro años más tarde, en el 2014 se inauguró la Preparatoria Diego Rivera en el turno vespertino con una matrícula de 31PBH0131D.

Con la apertura de la preparatoria Diego Rivera se consolidan años de esfuerzo y pasión por la educación, promoviendo la continuidad en la educación de nuestros estudiantes en su transición de secundaria a preparatoria.

En el año 2018, buscando reflejar nuestra esencia a toda la comunidad, se utiliza oficialmente por primera vez el nombre “FELTON”, el cual significa FELICIDAD Y TOLERANCIA, siendo los pilares y esencia del Instituto Felton.

Actualmente el Instituto Felton se divide en dos unidades educativas las cuales son Secundaria y Preparatoria, ambas en el turno matutino en donde se ofrece a los estudiantes la posibilidad de iniciar sus estudios y tener una continuidad del nivel básico al nivel medio superior.

Desde sus inicios el Instituto Felton ha procurado el desarrollo integral de sus estudiantes a través de un genuino interés y pasión por la enseñanza en la que queremos inspirar a nuestros estudiantes a aprender y a desarrollar su potencial, brindándoles herramientas para diseñar y llevar a cabo su proyecto de vida profesional.

En Instituto Felton, creamos entornos de aprendizaje que potencien las habilidades humanas y profesionales de cada miembro de nuestra comunidad porque queremos colaborar en la transformación de un mundo mejor, queremos inspirar a la mayor cantidad de personas a crear entornos donde otras personas se sientan seguras, empoderadas y desarrollen su máximo potencial.

Nos atrevemos a innovar nuestros métodos educativos para estar siempre a la vanguardia, queremos ir más allá de la excelencia académica, por eso incorporamos técnicas y dinámicas de aprendizaje, divertidas, humanas, que respeten el ambiente, favorezcan el pensamiento crítico, la toma de decisiones y promuevan la armonía en la comunidad tomando en cuenta los retos y desafíos que se requieren actualmente, promoviendo en todos los miembros de nuestra comunidad el uso de la tecnología, colaboración con base en procesos y la digitalización.

Reconocemos que para verdaderamente construir una comunidad diferente debemos iniciar por tomarla en cuenta, por escuchar sus necesidades, incorporar sus puntos de vista, opiniones e ideas de los alumnos, padres de familia, docentes y miembros colaboradores en todas las decisiones, lo cual es parte de nuestra filosofía.

Somos una institución laica por lo que por definición somos independientes de toda religión y no promovemos ningún tipo de creencia, dogma o doctrina.

Somos una institución que se apega estrictamente al objetivo y nuestra razón de ser expresadas en nuestra misión, visión y valores, por lo que no nos manifestamos ni promovemos de forma activa ninguna ideología, filosofía o comunidad ajena a la nuestra, sin embargo somos conscientes de la importancia del diálogo y el acceso a la información, con el fin de que cada miembro de la comunidad pueda tomar decisiones a partir de sus convicciones firmes y razonadas, invitándoles a no dejar de lado nuestra responsabilidad cívica.

En el Instituto Felton, todos son bienvenidos, sin importar sus creencias, religión, raza, sexo, orientación sexual, estatus social, siempre y cuando todos y cada uno de los miembros de la comunidad se dirijan entre sí con respeto, con el fin de propiciar la felicidad y la tolerancia, creamos ambientes de armonía que propicien el desarrollo personal y en conjunto.

Valoramos la tolerancia, el respeto, la integridad del ser humano, el profesionalismo, la honestidad, la responsabilidad, el cuidado de la salud y la imagen, el compañerismo, la transparencia, la lealtad, la sustentabilidad, el compromiso, el diálogo respetuoso, la diferencia de opiniones, las retroalimentaciones constructivas, la innovación y nuestra historia.

No aceptamos las actitudes negativas o nocivas, el incumplimiento de nuestros valores y la ruptura de la armonía dentro de nuestra comunidad.

Consideramos que todo lo que valoramos como institución debe ser practicado por todos los miembros de nuestra comunidad a fin de fomentar y preservar la armonía, la sana convivencia y el libre desarrollo, sean representantes de familia, estudiantes, docentes, miembros colaboradores o proveedores.